8 feb. 2010

Agnosia urbana



La agnosia visual es una rara lesión cerebral que afecta a la percepción.

Se le pidió a un paciente agnósico que copiara el elefante de la izquierda, éste redibujó sus partes: trompa, cabeza, dorso, vientre… Sin embargo las formas flotan en el espacio, agrupadas sin relación. El paciente es capaz de identificar correctarmente las formas, pero incapaz de reproducir el todo.

Las ciudades contemporáneas deben sufrir Agnosia urbana, se identifican claramente sus partes individualmente, pero son incapaces de completarse en un todo reconocible,un conjunto, una ciudad.

7 comentarios:

stepienybarno dijo...

Quizás nos cueste, porque en realidad es imposible recocerlas como un conjunto, pues su propio nacimiento ha sido totalmente inconexo!

Andrés dijo...

Mmmm, no sé si estoy de acuerdo con Stepien y Barno: si a lo que os referís es a la ciudad (que así creo que es) no creo que su nacimiento sea inconexo: una buena ciudad tiene una serie de reglas que articulan el conjunto bien reconocibles; otra cosa es su evolución a lo largo del tiempo, y esa sí, podría parecer inconexa, aunque yo diría que más bien es sedimentaria. Abrazos, A

twobo arquitectura dijo...

Andrés empiezas "con una buena ciudad" entiendo ciudades ( históricas ) que tienen un hilo, una historia (unos sedimentos ), un orden, sin embargo la ciudad contemporánea me parece que se proyecta mediante figuras nunca como fondo. Igual es porque el sector privado se encierra sobre él mismo sin establecer lazos. Een ese sentido si me parece distorsionada, e inconexa como dicen SyB, pienso en algunas zonas del 22@...del forum....Sanchinarro y un gran etc...

sietequince dijo...

Pienso que el crecimiento de las ciudades hace caso a las necesidades sociales de cada tiempo, y además son un reflejo histórico de estas, quizá por eso las ciudades son reconocibles en cuanto a que son ciudades, sin más, no se reconocen como algo que esté ordenado y limitado.
Imaginemos una ciudad como una selva, al final allí nadie decide si va este o ese árbol o matorral, y luego crece sin ningún orden.
Quizá las ciudades funcionen parecido.
D

stepienybarno dijo...

Con el comentario anterior queríamos rescatar la idea de Tonucci en la ciudad de los niños, “La ciudad como ambiente unitario, como ecosistema, diría hoy un ambientalista, está desapareciendo y se está convirtiendo cada vez más en la suma de lugares especializados, autónomos y autosuficientes”. Está claro que dependerá su conexión y su lógica interna (visible o no) de la ciudad que estemos analizando. Y por supuesto no tiene nada que ver una ciudad con un pasado donde los estratos se van “sedimentando” que una de nuestras nuevas ciudades o barrios modernos.

Andrés dijo...

PTw y SyB: "no tiene nada que ver con una ciudad donde el pasado se va sedimentando...": las periferias de las que habláis, ¿no son también sedimentarias? Yo creo que sí; sólo que la ciudad consolidada (o buena, que no tiene porqué ser lo mismo) es un aluvión hecho de limos finos, como el Delta del Ebro, que lo aguanta (casi) todo, y esas periferias serían sedimentos muy fáciles de disgregar, hechos de arenas y cascotes sin valor. Por suerte, estos últimos se van con facilidad cuando viene una buena tormenta... como la que estamos viviendo. ¿No hay aquí una oportunidad? Un abrazo, A.

skyhook dijo...

Ni la Ciudad tiene forma ni tamopoco nuestro sitema de "valores"....las consecuencias son muy positivas Y muy negativas, y en la balanza aunque ya quede irremediablemente de un lado, nos toca ir sumando gramo a gramo con cada vez más fatiga, o entregarnos a la inercia del peso muerto