30 ago. 2009

LA HABITACIÓN VACÍA

La célebre frase de Le Corbusier: “La arquitectura es el juego sabio, correcto y magnífico de los volúmenes reunidos bajo la luz” es una clara invitación a la forma, sin embargo que pasa cuando no hay sombra? O desaparece la luz? Bajo éstas hipótesis se desarrollan las dos obras de James Turrell en Naoshima, realizadas en colaboración con el arquitecto japonés Tadao Ando.


BACKSIDE OF THE MOON (MINAMIDEIRA 1999)




La obra se sitúa en un austero bloque de madera rodeado de espesa vegetación. Lo único que vemos al entrar es una oscuridad total. Guiados por el tacto ciego entre los espectadores y la susurrante voz del guía podemos encontrar los bancos dónde sentarnos en la oscuridad, Ésta te envuelve… pasa el tiempo… ahora crees entrever un atisbo de luz, parece una invención del subconsciente. Pasan 10 minutos y esa luz que creías ver se ensancha hasta convertirse en un posible plano de luz difuso a una distancia indefinida (aún no sabes si realmente existe). Cinco minutos después la suave voz del guía nos dice que caminemos hacia la luz. El grupo se levanta y las figuras crean un claroscuro contra la luz difusa, ¡incluso parecen tener sombra! A pocos metros de la luz uno no entiende lo que ve, ¿un espeso plano de luz?, hasta que lo tocas con la mano, o mejor dicho, lo atraviesas con la mano y compruebas que no existe tal plano si no que la luz tiene su propio espacio dentro de la oscuridad, siempre había habitado ese lugar.



“La luz es una sustancia poderosa, tenemos una conexión primaria con ella. Pero para ser algo tan poderoso, las situaciones en las que sentimos su presencia son frágiles. Me gusta trabajar con luz, sentirla físicamente, que puedas sentir la presencia de la luz habitando el espacio.” James Turrell

OPEN FIELD (CHICHU ART MUSEUM 2000)



Sobre una escalinata negra a modo de podio se alza un gran cuadro azul. Es un rectángulo de una planimetría perfecta que recuerda a un gran Rothko apaisado. El guía, vestido de un blanco impoluto, nos invita a descalzarnos y a subir la escalinata. Una vez arriba uno se atreve a “tocar” el cuadro, atravesándolo, evidenciando la ausencia, después confiados asomamos la cabeza y colocamos un primer pie en el cuadro, como por un impulso por descubrir entramos dentro del cuadro, que ya no es tal. Nos encontramos ante un gran espacio monocolor, indefinido, ambiguo y atemporal, dónde lo único que se “ve” somos nosotros mismos, el resto es luz. Mirando hacia atrás ,la sala dónde antes nos encontrábamos, vuelve a ser un cuadro. Es un juego de percepciones duales, superficie-volumen-superficie.



“Me gusta conectar lo visible con lo invisible, que la habitación se convierta en un plano (…) Poder entrar en el plano como si fuera una camiseta sobre la cabeza”
James Turrell


SUNYATA

“ Mi trabajo es principalmente arte, no religión, arte. Sin embargo no se puede decir que la religión no esté presente en el reino del artista. (…) Encontré una inscripción en el Buda Amitaba* (Berlín) realmente convincente: La verdadera verdad no tiene imagen / sin embargo sin imagen no existe posibilidad para la verdad / El verdadero principio no contiene palabras / sin embargo sin palabras no se puede conocer el principio.
Esto nos introduce la idea que podría haber arte sin forma, y eso es lo que yo trato de hacer.” James Turrell





El budismo primitivo carecía de imágenes e iconos para el Iluminado, y la verdadera realidad era nombrada como “Sunyata” o lo que es lo mismo vacuidad y literalmente calidad de lo vacío.
El sabio Lin Chi les dijo a sus discípulos “Si te encuentras a Buda en el camino, mátalo” pues éste sólo es una proyección mental de tus deseos y creencias y no el verdadero.
Sin embargo la dificultad de comprender el vacío hizo necesaria la aparición de las imágenes e iconos, dotando de forma a lo etéreo.

“arte sin forma” o el arte del vacío es dónde se desarrollan las obras de James Turrell. Espacios que nos devuelven a un estado primigenio no simbólico, espacios indefinidos, quizás ni siquiera podríamos llamarles espacios pues sus límites suelen ser ambiguos. Son Vacíos habitados por luz, lugares mentales.


* "Buda Amitaba" se traduce simplemente como "Luz Infinita Completamente Consciente".
** las fotografías mostradas no corresponden a las obras mostradas, sin embargo si que reproducen la sensación de éstas.

5 comentarios:

vancorben dijo...

Me ha encantado ésta entrada...

sietequince dijo...

Todo un honor señores, cuando vaya al pueblo te busco la poesía de mi tío ;-)
Por si puedes cambiarlo: 7_15
Muchas gracias a ver si aprendo como se pone y lo os ponemos a vosotros!

Andrés dijo...

Hola Pablo: gracias por tu comentario de hoy en mi blog sobre el Proyecto de tesis; tu presencia me ha hecho recordar que he vuelto a fallar en la autoría del edificio de Compositor Bach que reseño en ese post, y que tú como muy bien apuntaste hace un año es co-autoría de ¿Manuel? Valls. Corregiré en cuanto tenga un momento. Un saludo, A.

Traveler dijo...

Wow, un proyecto conjunto de Tadao Ando y Turrell, qué dos referentes... No lo conocía...

Sunyata... Os dejo este poema de Octavio Paz:

Uno en todo,
Todo en nada,
¡Sunyata,
Plenitud vacía,
Vacuidad redonda como tu grupa

twobo arquitectura dijo...

muchas gracias Traveler.